Lenguas que nos dieron solo una palabra en español (I)


Todas las lenguas del mundo se enriquecen con términos de otras, conocidos como extranjerismos. Si buscamos una palabra en el diccionario, es muy probable que aparezca que procede de otra en inglés, francés, griego, italiano, noruego… Y hay algunas lenguas de las que el español solo incorporó una palabra. ¿Te sabes alguna? ¡Correctora al rescate!

Para iniciar la búsqueda de estas lenguas, tomamos como referencia el Diccionario de lengua española o DLE. Eso significa que es posible que haya más términos de estas lenguas en otros diccionarios, más especializados. Para este artículo, si no está en el DLE haremos como que no existe en español (solo por hoy).

Una palabra, una lengua

En esta primera parte de estos artículos, hablaremos de (quizá) las palabras más conocidas de esta selección.

1. Zigurat, del acadio

El acadio fue una lengua semítica, hoy extinta, que se hablaba en la antigua Mesopotamia durante el II milenio a. C. Su nombre deriva de la ciudad de Acad. De esta lengua solo tenemos en español el término zigurat (del acadio ziggurat ‘torre’).

Imagen de un zigurat en Irak. La palabra zigurat es la única que nos dejó en español el acadio.
Zigurat en Irak.

2. Taekwondo, del coreano

Del coreano solo nos quedamos con una palabra para designar el arte marcial del taekwondo. Procede del koreano tae kwon do, ‘arte de lucha con manos y pies’.

3. Esperanto, del esperanto

En 1887, L. L. Zamenhof publicó el primer libro sobre su propio idioma, inventado sobre la base de lenguas románicas, germánicas y eslavas. Su idea era convertirlo en una lengua universal, que fuera fácil de aprender para poder comunicarse de manera internacional. Esa fue el objetivo real del esperanto (que no triunfó especialmente), del que solo nos apropiamos de una palabra: su nombre, el seudónimo de su creador.

4. Iglú, del esquimal

La única palabra de origen esquimal del DLE tenía que ser, por supuesto, iglú.

Imagen de un iglú en el lago Shikaribetsu, en Japón. Es el único término que nos dieron las lenguas esquimales.
Lago Shikaribetsu, en Japón.

5. Ensaimada, del mallorquín

Qué mejor palabra para coger de otro idioma que el nombre de un delicioso dulce. Ensaimada procede del mallorquín ensaïmada, una derivación de saïm ‘saín’. Y es el único término en el DLE de esta variedad del catalán.

6. Dalái lama, del mongol

La única palabra procedente del mongol en el diccionario es el término que designa al dirigente supremo espiritual y político del Tíbet. Procede del mongol dalai ‘océano’ y del tibetano blama ‘lama, alga u ova de los lamedales o charcales’.

7. Narval, del danés

El narval es un cetáceo de unos seis mestros de largo, y su nombre es la única palabra que el español ha cogido del danés. En concreto, narval viene del danés narhval.

8. Kéfir, caucásico

El nombre de esta leche fermentada es el único término caucásico recogido en el diccionario.

¿Un cóctel de kéfir y kiwi?

Lenguas de pocas palabras

Tras esta pequeña lista, terminamos este artículo sobre algunas lenguas de las que solo cogimos una palabra en español. ¿Os sabíais alguna? ¿Cuál os ha gustado más? Pronto volveremos con algunas lenguas más, quizá menos conocidas, que solo nos dieron un término recogido en el DLE. Continuará…

2 respuesta a “Lenguas que nos dieron solo una palabra en español (I)”

    1. ¡Hola, Jordi!

      Efectivamente, mezquino también procede del acadio. Decidí dejarla fuera porque, según la RAE, nosotros no la tomamos directamente del acadio, sino que la incorporamos de otras lenguas que la tomaron del acadio: el árabe hispánico, el árabe clásico, el arameo y ya el acadio. En cambio, zigurat la tomamos del francés, que la adquirió directamente del acadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *