5 motivos para contratar un corrector de textos en tu empresa

Contar con un corrector de textos tiene muchas ventajas: ahorra dinero, mejora la imagen de la empresa, evita malentendidos, da coherencia a la marca y adapta el mensaje al público objetivo.

La palabra corregir da un poco de miedo. Si me corrigen, es porque hago algo mal. Sin embargo, el trabajo de un corrector de textos no es solo quitar faltas de ortografía, sino asesorar y ayudar a que las empresas envíen a su público el mensaje exacto que quieren.

Las empresas se comunican con la clientela a través de una gran variedad de textos: anuncios, redes sociales, correos electrónicos, descripciones de productos… Cada compañía sabe qué mensaje quiere enviar: que sus productos son los mejores, que se preocupa por el medioambiente, que vende más barato que nadie… Pero ¿ese es el mensaje que llega de verdad al público? ¿Y si ha habido algo en el texto que ha desviado su atención de lo importante?, ¿y si una palabra le ha confundido? Hay muchos factores que pueden evitar que el público lea lo que la empresa quiere.

El trabajo de un corrector de textos es muy importante en cualquier empresa. Estos son cinco motivos por los que un texto corporativo debería pasar antes por los ojos de un corrector profesional:

1. Ahorra dinero

Una errata puede tener un coste altísimo. Es lo que le ocurrió al departamento de transportes de Nueva York. Tuvieron que retirar más de 160 000 mapas y carteles en los que se informaba de un cambio en el precio de los abonos. Por error, se había puesto que el precio nuevo era el antiguo y que el antiguo era el nuevo. ¡El fallo les costó cerca de medio millón de dólares!

Hay muchos más casos como ese (en este artículo de El Confidencial y este otro de Abc hay algunos más). Un pequeño descuido puede suponer tirar por la borda todo el trabajo. No significa que quien redactó ese texto no supiera escribir; a veces, son solo fallos que cualquiera podría cometer. Un corrector de textos está especialmente formado para ver esos detallitos y evitar que las malvadas erratas campen a sus anchas.

2. Mejora la imagen de la empresa

¿Alguna vez os ha llegado uno de esos correos electrónicos fraudulentos? Se hacen pasar por bancos o compañías de telefonía para intentar robar datos o contraseñas. Sin embargo, suelen ser muy fáciles de detectar porque sus mensajes están llenos de faltas de ortografía y malas traducciones:

Este mensage es un correo oficial de bankia porque su cuenta a sido hackeada. por favor, pongase en contacto con nosotros por este correo electrónicoo indicando su number de cuenta y su password para poder solucionar ell problem.

No es que sea muy creíble, ¿verdad? Sin ser tan exagerado, puede ocurrir algo parecido cuando se escribe un texto empresarial. Un mensaje bien redactado y acorde con el público objetivo transmite seriedad, profesionalidad y respeto por quienes confían en la marca.

Y otro motivo muy importante: las noticias vuelan en internet. Si se publica algo con un error muy llamativo, no tardará en aparecer en las redes sociales y propagarse. Al final, la empresa puede ser conocida y recordada por un fallo y no por sus productos.

3. Evita malentendidos

Los signos de puntuación y las faltas de ortografía pueden crear más de una confusión. No es lo mismo decir «A comer, niños» que «A comer niños». Esa coma separa a una persona con hijos de un caníbal.

No obstante, no solo los errores ortográficos pueden crear ambigüedades y malentendidos. El orden de una oración puede cambiar su significado y, en ciertos casos, confundir a los consumidores. Pongamos un ejemplo sencillo:

  1. Juguetes de madera para niños: el juguete está hecho de madera
  2. Juguetes para niños de madera: ¿el juguete es solo para niños hechos de madera?

En el caso anterior, el malentendido es fácil de arreglar. Está claro que no hay personas de madera, por lo que se entiende que es el juguete el que está hecho de ese material. Pero la ambigüedad puede ser mucho más sutil y peligrosa:

3. Bajamos el precio al 50 % de los productos: ¿significa que la mitad de los productos es más barata o que todos los productos costarán la mitad?

Es fácil redactar una oración que pueda tener una segunda lectura sin darnos cuenta. Para revisarlas y evitar confusiones está el corrector de textos.

4. Da coherencia a la marca

Las empresas también tienen su identidad. Algunas prefieren ser más informales, otras más serias, otras son más juveniles y divertidas… Y en todos los mensajes que envíe hay que mantener esa identidad. Por eso es importante corregir los textos antes, ya que es fácil despistarse y, por ejemplo, hablar al público de en vez de usted.

5. Adapta el mensaje al público

No es lo mismo escribir un mensaje para informar a una comunidad de vecinos que redactar una reclamación para el ayuntamiento. Cada situación requiere de un escrito con ciertas características, pues persigue un fin concreto y está dirigido a una persona concreta. La señora del 5.ºD y el joven del 2.ºA deben enterarse sin problema de que van a cortarles el agua. Y el ayuntamiento esperará recibir una reclamación formal y bien redactada para tomarla en serio.

Parte del trabajo de un corrector de textos es fijarse en el lector y adaptar el escrito a sus necesidades. De esta forma, el mensaje llegará completo y se ajustará a lo que el público espera de él.

Estos son cinco motivos para contratar un corrector de textos para las empresas. El resumen es contundente: ahorra dinero, mejora la credibilidad y la imagen y consigue enviar justo el mensaje que la empresa quiere. ¡Pide presupuesto sin compromiso y empieza a impulsar tu marca comercial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *