Condicional de rumor: ¿noticia o chascarrillo?


En español utilizamos el condicional cuando queremos referirnos a un futuro que, tal vez, no se produzca. Sin embargo, tiene otro uso que, aunque es correcto, tiene matices inapropiados para el periodista. ¿Has oído hablar del condicional de rumor? ¡Correctora al rescate!

El condicional «lleva implícita la idea de que existen ciertas circunstancias que dificultan el cumplimiento o la verificación del contenido de la oración», dice la Nueva gramática de la lengua española. Si decimos que él cantaría si le dieran la oportunidad, nos referimos a un hipotético futuro que ocurrirá si se cumple un requisito: que le den la oportunidad.

Otros usos del condicional

«Cuando» + condicional

Al igual que el resto de los tiempos verbales, no usamos el condicional solo para una cosa. Si estamos hablando de la vida de Miguel de Cervantes y decimos que en 1605 sería cuando publicara su obra cumbre, es obvio que no hablamos de un futuro (aunque en el pasado) hipotético. De hecho, en 1605 se publicó la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Es otro uso extra que se puede hacer de este tiempo verbal, en sustitución del futuro.

El condicional de conjetura y el de rumor

Serían las diez de la noche cuando María llamó a la puerta. Ese serían expresa una suposición o una probabilidad (probablemente eran las diez, aunque no hay certeza). Es lo que se denomina condicional de conjetura.

Una variante de este condicional de conjetura es el rey de los chascarrillos: el condicional de rumor. Es muy propio del lenguaje periodístico y lleva implícita esa idea de que algo no está confirmado: El presunto ladrón habría entrado por la ventana (pero quizá entró por otro sitio), La joven habría cogido el tren de las 8 (aunque tal vez fue el de las 9). En ambos casos, el uso de ese tiempo verbal da a entender que nada de eso es 100 % seguro.

Es común encontrar este tiempo verbal en noticias sobre investigaciones policiales en curso, cuando aún no hay declaraciones oficiales. Ha sido el caso, por ejemplo, del asesinato ocurrido en Tenerife esta misma semana. Un hombre ha matado, presuntamente, a su mujer y a uno de sus hijos, y el único testigo es el hijo pequeño del matrimonio.

El caso en los medios

Así han tratado la noticia algunos medios en los últimos días:

Ejemplo de condicional de rumor en la noticia del asesinato machista de Tenerife. Visto en ABC.
Ejemplo de ABC. El tiempo verbal da a entender que no hay confirmación de que sucediera así.
Ejemplo de condicional de rumor en La Razón.
Ejemplo de La Razón. El verbo lleva implícita la idea de que no es información verificada.
Ejemplo de condicional en sustitución de futuro en El Mundo.
Ejemplo de El Mundo. En este caso, el condicional funciona como un futuro (el posteriormente da la pista). Es el mismo caso que el ejemplo de Miguel de Cervantes.

Hasta ahora, la única información que se tiene del crimen es el testimonio del niño. La investigación está bajo secreto de sumario, por lo que la policía no ha dado más detalles. En este contexto, los medios recurren a este condicional de rumor para narrar los hechos. Eso sí, con ese matiz de «conjetura» tan poco apropiado para un medio de comunicación. Si la información está verificada, el condicional de rumor es incorrecto; si no lo es, la información es solo chascarrillo.

La Real Academia Española (RAE) asegura que el condicional de rumor es correcto gramaticalmente. Pero sí que, al preguntarle directamente, concreta que muchos medios huyen de él: los medios no deben informar de conjeturas, solo de noticias.

Pronombres personales fuera de sí

Pronombres personales fuera de sí

Los pronombres personales tónicos (yo, , él o ) parecen guardar pocos secretos. Pero todo es un engaño para confundirnos y que metamos la pata. ¡Yo es que ya no «doy más de sí» para aprenderme tantas cosas! ¿O es doy de mí? Espera…, ¡correctora al rescate!

Las funciones de los pronombres personales

En este artículo vamos a centrarnos en los pronombres personales tónicos. Son todos aquellos que pueden funcionar como sujeto, atributo o término de proposición. Para la primera persona son yo, nosotros, nosotras y ; para la segunda, , vos, usted, vosotros, vosotras, ustedes y ti; y para la tercera, él, ella, ello, ellos, ellas y .

También existen los pronombres personales átonos, que son los que funcionan como complemento directo o indirecto. Son me, te, lo, la, nos, os, los, las, le, se y les: Cállate, Danos las llaves o Se lo dije.

Dar de sí, de mí y de ti

Los pronombres personales tónicos pueden ser sujeto ( amas la ortografía) o atributo (El jefe aquí es él). Pero también pueden ser términos de preposición (Es un regalo para ti). Si a , ti o les precede la preposición con, serán conmigo, contigo y consigo (Ella solo es feliz consigo misma).

Dicho esto, llegamos a algunas de las expresiones que complican un poco el uso de estos pronombres como términos de preposición: dar de sí, estar fuera de sí, ser algo de por sí… El pronombre personal tónico debe concordar con el sustantivo al que se refiere. Si no es una tercera persona (tanto singular como plural), no puede ser . Tú no puedes «dar de sí» ni yo puedo estar «fuera de sí».

Estos errores de concordancia son más comunes en los medios de comunicación cuando se transcribe algo oral; por ejemplo, en las entrevistas. Es un pequeño fallo que es más fácil cometer cuando hablamos que cuando escribimos, y a veces el periodista no lo corrige cuando un entrevistado lo comete.

Ejemplo de error de concordancia con los pronombres personales. "Yo no doy más de sí", en Diario Crítico.
Una entrevista en Diario Crítico al escenógrafo y diseñador de vestuario Curt Allen Wilmer.
Ejemplo de error de concordancia con los pronombres personales. "Ya no doy más de sí", en ABC.
Una cita textual del exciclista Federico Martín Bahamontes, en ABC.
Ejemplo de error de concordancia con los pronombres personales. "Yo estaba fuera de sí", en Infobae.
Cita textual del actor Matthew Perry en un artículo de Infobae.

Excepciones y recomendaciones

De este modo, cuando queremos decir yo ya no puedo más, lo correcto es no doy más de mí. Y si eres tú, tú no das más de ti… Sin embargo, en plural no suena muy natural (No damos más de nosotros), así que se desaconseja utilizarlo. Tampoco parece sonar muy bien usar la expresión estar fuera de sí en plural (Estabais fuera de vosotros), aunque es la forma correcta de hacerlo si se quiere usar.

La Real Academia Española (RAE) recomienda usar la expresión ser algo de por sí solo en tercera persona. Para el resto de los casos, se prefiere usar la expresión por naturaleza: Somos muy vagos por naturaleza, Eres trabajador por naturaleza.

¿Alguna vez habías leído uno de estos errores de concordancia con los pronombres personales? Aunque son difíciles de encontrar en textos escritos, a veces se escapan en la lengua oral. Pero no hay de qué preocuparse: somos bienhablados por naturaleza.

Sustantivos colectivos, los «malotes» de la música


Los medios musicales tratan mucho con los sustantivos colectivos, en especial con los nombres de los grupos: Queen, The Beatles, Mecano, Vetusta Morla… (ya me entendéis). Y la concordancia con ellos no siempre es fácil. ¿The Who prepara o preparan nuevo disco? ¿Coldplay ha concedido o han concedido una entrevista? ¡Correctora al rescate!

Antes de empezar, hay que definir qué son los sustantivos colectivos. Son aquellos nombres que, en singular, designan a un grupo de personas o cosas. Gente, rebaño, familia o público son nombres colectivos. Igualmente, los nombres propios que designan a varias personas, como son los grupos de música, son también sustantivos colectivos.

Sustantivos y problemas colectivos

El lío con estos nombres viene cuando hay que hacer la concordancia entre el sujeto y el verbo. El sustantivo es singular, así que el verbo irá en singular. Pero se refiere a varias personas… ¿será en plural?

La Nueva gramática de la lengua española recomienda evitar la concordancia verbal en plural y prefiere que el verbo vaya en singular: Iron Maiden sonó muy bien en Madrid el pasado fin de semana.

Hay algunas excepciones a esta norma. La primera ocurre cuando se pasa de una oración a otra en la que ya no aparece el sujeto explícito. En ese caso, en la segunda oración se entiende un sujeto plural, por tanto, el verbo también irá en plural. Un ejemplo: Iron Maiden sonó muy bien en Madrid, pero no volverán hasta el año que viene.

La segunda excepción es si ya incorporamos un artículo definido delante del nombre del grupo. En ese caso, es correcta la concordancia en plural: Los Metallica estarán este fin de semana en España.

La otra excepción de la concordancia en sustantivos colectivos es el verbo ser. En las oraciones con este verbo en las que el atributo sea un sustantivo y no un adjetivo, ambos se ponen en plural: Mecano son muy buenos artistas. Si el atributo es un adjetivo, entonces se concuerda en singular: Mecano es genial.

Que nunca falten ejemplos en los medios

Todo se entiende mejor con un ejemplo. Y si además es un ejemplo de cómo no se debe hacer, mucho mejor. Los medios musicales se lían un poco con esta concordancia y no siempre aciertan.

Los sustantivos colectivos deben concordarse con el verbo en singular. Ejemplo de Mondo Sonoro: "Dorian versionan a Bomba Estéreo".
Un ejemplo de discordancia en la web de Mondo Sonoro.
Ejemplo de sustantivos colectivos mal concordados en Muzikalia. "901 preparan su primer disco".
091 se ha pensado mucho lo de sacar disco y han confundido a los periodistas. Visto en Muzikalia.
Ejemplo de sustantivos colectivos mal concordados en Rafabasa.com. "WARG lanzan su álbum".
Un ejemplo de cómo varía la concordancia al cambiar de oración. El primer verbo debería ir en singular (WARG lanza su álbum), pero los siguientes están correctos en plural. Titular bastante mal escrito de Rafabasa.com.

Krazark estarán hoy (25 enero) en Burgos y mañana (26 enero) en Barakaldo, pero ahora mismo los tenemos en Litros de Rock en directo. ¡No te lo pierdas!https://t.co/GktO8uwwCB pic.twitter.com/6He5OF0UrQ— MariskalRock (@mariskalrock) 25 de enero de 2019

Un último ejemplo. Esta vez un tuit de Mariskal Rock en el que, de nuevo, el primer verbo debería ir en singular, pero la oración siguiente es correcta con el verbo en plural.

Corrige y vencerás

¿Os habíais encontrado con estos errores de concordancia? Como veis, los correctores van más allá de las erratas, las tildes y las faltas de ortografía. Todo lo curiosean, lo investigan y, si hay que hacerlo, lo corrigen. Todo sea por nuestro amado lenguaje.